Blog

7 razones para ir en bici. Únete al pedaleo.

By 5 junio, 2015 No Comments

Cada vez son más, las personas que pasan de las cuatro ruedas del coche a las dos de la bicicleta.

Hay mil porqués para subirse al sillín. Nosotros te damos algunas. Elige la que más te guste ¡y a rodar!

 

  1. 1.      Está de moda.

Las bicicletas fixie son tendencia. Solo tienes que asomarte por la ventana para ver que la bici se ha convertido casi en un complemento más para lucir tu estilo. Con un toque retro, las calles poco a poco se van llenando de elegancia sobre ruedas.

 

  1. 2.      Llega con alegría.

Está demostrado que un rato de ejercicio moderado genera endorfinas, las de la felicidad, esas que nos gustan tanto. Imagínate llegar a trabajar con la sonrisa puesta. 🙂

 

  1. 3.      Reduce el riesgo de infarto y el colesterol.

Los expertos dicen que ir en bici disminuye hasta un 50% la posibilidad de sufrir un paro cardíaco. El corazón bombea mejor y la presión sanguínea decrece, economizando su rendimiento. Además, reduce el colesterol LDL (“el malo”).

 

  1. 4.      Enriquécete la vista.

Yendo en bicicleta puedes encontrar rutas nuevas, estar más en contacto con la naturaleza, notar la brisa y sentirte activo en tu ciudad.

 

  1. 5.      Si vas en bici, Puntual será tu nuevo apellido.

Olvídate de los atascos, llega a tiempo a cualquier lugar y conviértete en el King of the road. Eso sí, respeta todas las señales. Recuerda que eres un vehículo más y que la precaución es necesaria.

 

  1. 6.      Una bici de más, es contaminación de menos.

Pon tu granito de arena y súbete a la alternativa más ecológica. Si el trayecto no va a ser muy largo, el mejor pedal que puedes pisar es el de la bici.

 

  1. 7.      El mejor quemagrasa.

Es una gran manera de mantenerte en forma, sin perder tiempo y te ayudará con la dichosa operación bikini. Volviendo a casa sobre ruedas podrás quemar ese caprichito de más que te hayas dado en la comida.

Necesitas más razones? Por si fuera poco, está de moda. ¿A qué esperas? Acomoda el sillín, ponte el casco y ¡anímate a pedalear la vida!