Blog

Cómo aprovechar el día cuando casi no hay día

By 21 diciembre, 2017 mayo 13th, 2019 No Comments

Cuando te levantas por la mañana aún no ha salido el Sol y cuando sales de trabajar ya es de noche. Y ahí no termina todo: tu casa está más fría, no encuentras un plan que te apetezca y estás con menos ánimos. Pero que no cunda el pánico, pese a que parezca imposible, en Velarte tenemos algunos consejos para que puedas darle la vuelta a la tortilla y aprovechar al máximo la poca luz que tenemos al día.

DEJA ENTRAR AL SOL

Un error común en estas fechas es pensar que por cerrar herméticamente la casa conseguiremos que esta esté más calentita. Lo que realmente debemos hacer es subir las persianas y aprovechar las horas de luz. Si además apartamos cortinas y todo tipo de objetos que frenen la luz del Sol, conseguiremos calentar toda nuestra casa.

EN BUSCA DE LA FELICIDAD

Muchos estudios afirman que la luz nos da felicidad, nos llena de vida. Es por eso que debemos hacer todo lo posible por encontrarla. Ya sea cuando vas a almorzar en el trabajo, cuando te tomas un descanso o cuando quieres desplazarte a cualquier lugar, intenta hacerlo al aire libre, bajo la luz del Sol.

AL QUE MADRUGA…

Sabemos que la tentación de quedarse durmiendo es muy grande, pero madrugar un poco más de lo normal nos ayudará a tener las pilas bien cargadas cuando amanezca. Además, si aprovechamos esos minutos tempranos para poder ir andando hasta el trabajo nuestro cuerpo se activará y estaremos alerta el resto del día.

DALE LUZ A TU RUTINA

La rutina en esta época del año se puede hacer más pesada de lo normal, es por ello que debemos intentar organizar nuestro día a día en torno a las horas de Sol con las que contamos. De esta manera seguro que realizaremos nuestras tareas mucho más a gusto. Tiempo de no hacer nada siempre tendremos cuando caiga el Sol.

En Velarte creemos que hay que ver siempre el lado positivo de la vida, por eso, pese a que los días duren menos, también puedes sacarle provecho a tu tiempo para hacer cosas que en otra época del año no puedes hacer. Disfruta de unas castañas o un chocolate calentito, date el placer de disfrutar de un maratón de películas bajo la manta, saca ingenio para montar un fuerte imaginario en el comedor para los más pequeños o ¿por qué no? ábrete unas Velarte y empieza a leer un nuevo libro… Con un poco de ganas seguro que serás capaz de sacarle brillo a estos días más fresquitos.