Blog

Combate el estrés aquí y ahora

By 9 abril, 2015 No Comments

En otro post anterior comentamos lo que era el estrés. Cuando dejamos que los problemas del día a día se apoderen de nuestra atención, tenemos todas las papeletas para padecerlo. En Velarte te desafiamos a cambiar tu estado de ánimo interno en este instante con unas sencillas prácticas que no te dejarán igual.

1.    RESPIRA

Nos pasamos el día repitiendo este acto de manera mecánica, pero ¿somos conscientes del poder de esta simple práctica? Prueba lo siguiente: Inspira contando cuatro – retén el aire cuatro segundos más – exhala en cuatro otra vez. Repite esta acción cinco veces con concentración. Estamos seguros de que notas un cambio. Cuando invertimos atención en respirar, se la quitamos a otros asuntos que nos aturden. Además, cuando el cerebro se oxigena el riego sanguíneo funciona mejor y somos más resolutivos.

2.    ¡ENSÁLZATE!

La neurociencia dice que, de la misma manera que nos encogemos de hombros y nos ponemos cabizbajos cuando algo nos preocupa o afecta, si modificamos nuestra postura, el estado responde reconociendo una nueva actitud. Si no, compruébalo ahora mismo: alza la mirada; levanta el cuello; estira los hombros; si puedes caminar, hazlo elevando el pecho y con la espalda recta, con garbo. El ejercicio físico es también un poderoso generador de energía y ayuda a liberar tensiones acumuladas.

3.    JUEGA.

Una vez mejoramos nuestra respiración y fisiología, notaremos como nuestro estado de ánimo mejora. Existen algunos ejercicios de coordinación sicomotriz que destensan nuestra mente, conjugando los dos hemisferios del cerebro. Puedes practicar este: Pon tu mano derecha sobre tu estómago y haz círculos concéntricos en dirección de las agujas de un reloj. Simultáneamente, sitúa tu mano izquierda sobre tu cabeza y haz círculos concéntricos en dirección opuesta a las manecillas del reloj.

Si logras realizarlo durante medio minuto sin equivocarte, cambia el sentido de ambas manos.

¡Enhorabuena si lo has conseguido! Esperamos que te sientas aún mejor que cuando comenzaste a leer el post. De premio, regálate unas Velarte para celebrar que el estrés es relativo y que tiene la importancia que le concedemos. Como dicen, si tu problema  tiene solución, ¿de qué te preocupas? Si no tiene solución, ¿de qué te preocupas? ¡Feliz semana!