Blog

Comer en la oficina y no morir de aburrimiento

By 5 febrero, 2020abril 7th, 2020No Comments

Sabemos que muchos de vosotros pasáis muchas horas del día en el trabajo y a veces os véis obligados a comer en la oficina por falta de tiempo. Una opción fácil podría ser la de comer en algún sitio de comida para llevar o en algún restaurante. Pero hacer esto todos los días puede suponer un gasto desmesurado, además de que has de disponer de más tiempo. Otra opción es hacerse comida en casa y llevársela en un tupper.

Desde Velarte queremos darte unas cuantas ideas originales para que comer en el trabajo no resulte aburrido. De esta manera, podréis haceros platos riquísimos, baratos y sanos sin tener que salir del trabajo. Además, ¡toma nota de nuestras recetas en YouTube!

Ensalada de lentejas.

Convirtamos el clásico potaje de lentejas en una ensalada ligera y fresquita. Para ello, te proponemos prescindir de algunos de los ingredientes tradicionales más pesados (como pueden ser el chorizo, la panceta o la patata) y convertir un plato que costaba de terminar en una receta sana y vegeteriana.
Para ello, coceremos las lentejas y una vez frías les añadiremos zanahoria, col, tomate y judías. Además, le daremos el toque secreto: vinagreta de miel y limón. De esta manera, podrás incorporar legumbres a la dieta de una manera divertida y moderna. Si además les añades unos trocitos de tus Velarte favoritas a estas lentejas, seguro que por nada del mundo las dejas. 😉

Gazpacho de cilantro

Puede que suene a exótico, pero lo cierto es que es una receta tradicional del oeste de Andalucía. Se trata de un gazpacho sin tomate que tan solo lleva pan, ajo, vinagre, sal, aceite y el ingrediente estrella: el cilantro.
Se deja el pan a remojo en agua y se trituran todos los ingredientes juntos (menos el aceite) hasta crear una pasta fina. Se bate mientras se añade el aceite para que emulsione y se añade agua (según gustos, puedes poner más o menos agua). Bastará con acompañarlo de nuestros Picatostes y tendrás una receta rápida, sencilla, sana y llena de sabor.

Crema de calabaza.

Para los más frioleros, te traemos una crema de calabaza, que se puede tomar tanto fría como caliente. Deberás poner la cebolla en una olla a fuego lento y cuando se empiece a dorar, introducir la patata y la calabaza. Tras un par de minutos, añadirás el agua y dejarás cocer unos 20 minutos. Puedes acompañarlo con unas Barritas de Pan de Pipas Velarte untadas con queso rulo de cabra (que le darán un sabor único) y conseguir así, un plato equilibrado y que te reconforte en los días de invierno.

Puedes empezar por estas recetas, pero hay miles de ideas que puedes descubrir si investigas un poco y te abres a las maravillas de la cocina.
Este año, comer sano en el trabajo será tu día a día.