Blog

¿Cómo combatir el sedentarismo infantil?

By 5 febrero, 2015 No Comments

Mantenerse activo mediante el ejercicio físico es vital para mejorar la salud y prevenir enfermedades a largo plazo. El deporte no es solo cosa de adultos, a veces pasamos por alto que el ejercicio físico también es muy importante para los niños.

El hecho de que el 31% de la población infantil padezca sobrepeso demuestra que algunos padres no dedican la atención necesaria a los hábitos saludables de su hijo.

Te damos algunas ideas para animar a tu hijo a levantarse del sofá.

– Actividades extraescolares: existe una gran variedad de actividades dirigidas a los niños para realizar después de la escuela. Primero hay que tener en cuenta los gustos de nuestro hijo para que la actividad no se convierta en una obligación para él, es conveniente que de alguna manera motive al niño.

Kárate, baloncesto, fútbol, danza…cualquiera de estas opciones puede ser ideal para que los niños descarguen su energía al final del día. Además se pueden convertir en un nuevo escenario para conocer amigos y desarrollar sus habilidades sociales.

– En familia: el fin de semana se nos presenta por delante y es posible que todavía no hayas hecho planes. No te quedes en casa y anímate a organizar un paseo por el parque o una vuelta en bici en familia. Cualquier actividad al aire libre puede convertirse en el aliado perfecto para luchar contra el sedentarismo infantil.

– Jugar en el patio del colegio: algunos colegios cuentan con programas para fomentar el ejercicio físico receptivo durante el recreo. Ofrecen diversas opciones para que los niños se diviertan después de estar un par de horas frente a la pizarra. Si el colegio de tu hijo no ofrece está posibilidad no dudes en proponerla.

– Al gimnasio con los papás: acudir al gimnasio con los niños es una realidad en algunos gimnasios y además es una forma eficaz de enseñarles la importancia de cuidar su cuerpo y sobre todo su salud.

Son muchos los gimnasios que van introduciendo las llamadas ludotecas o lugares especializados para los más pequeños. Una manera sencilla de que viendo a sus papás, ellos también tengan el gusanillo de imitarles en este aspecto.

Después de estos pequeños esfuerzos siempre pueden recuperar su energía con una deliciosa merienda. Unas Activi-Omega con cereales y un zumo natural sería una buena elección.

Por último, apuntar que la actividad física moderada no solo tiene efectos beneficiosos sobre el peso también influye positivamente en la psicología del niño favoreciendo el aumento de la autoestima y disminuyendo la ansiedad.