Blog

Cómo motivar la lectura en los más pequeños

By 30 septiembre, 2015 No Comments

A todos los niños les gusta leer, aunque muchos de ellos no lo sepan. La infancia es una época donde la imaginación y la creatividad están a la orden del día, y no hay nada mejor que una buena lectura para estimularla.

Dragones, princesas, mundos submarinos, monstruos amistosos, piratas o seres que vienen desde otro planeta son capaces de entretener a los más pequeños y hacerles pasar un buen rato sin necesidad de un balón o una videoconsola.

Habrá niños a los que les costará más que a otros, pero es cuestión de actitud y buenos hábitos.

Lo primero de todo, no puedes obligarles a hacer algo que aparentemente no les gusta. Antes que la obligación, existe la motivación. Y una buena forma de estimularles la lectura es dar ejemplo. Que los niños vean que tú también disfrutas leyendo, que te gusta pasar el rato con un libro entre las manos. Puedes probar a leerles en voz alta fragmentos que a ellos les puedan atraer, demostrándoles las impresionantes historias que se pueden esconder entre unas páginas.

Intenta que los peques no vean la lectura como algo que también forma parte de los deberes del colegio, sino como un entretenimiento más al que le pueden dedicar un rato antes de ir a dormir, por ejemplo. Se trata de que aprendan a organizar su tiempo para dedicarlo las cosas que les gustan.

Escúchales, no todos los niños tienen los mismo gustos literarios. Lo importante es que lean. Dales a leer lo que ellos te pidan (siempre y cuando sean lecturas infantiles) y poco a poco se irán aficionando a un género en concreto.

Sal de casa con ellos y acompáñales a una biblioteca o librería. Seguro que alucinan con la cantidad de libros que tienen para elegir. Así podrás proponerles aquellos títulos que tanto te gustaron cuando tenías su edad, a la vez que pasáis un tiempo de ocio enriquecedor y diferente.

Y no olvides la importancia de enseñarles a ser constantes con este hábito tan saludable.

De todas formas, siempre que tengas dudas, es bueno aconsejarse en el colegio, librerías o bibliotecas sobre qué libro es recomendable para cada niño y para cada edad.

Miles de aventuras les esperan a tus hijos, enséñales a leerlas y vivirlas, porque es algo que nunca se olvida.