Blog

Toda la fruta y verdura de temporada que no le debe faltar a tu primavera

By 6 mayo, 2020 mayo 7th, 2020 No Comments

¡Ya está aquí la tan esperada primavera! Y, seguramente, este periodo esté siendo uno de los más raros de tu vida. Sobre todo, porque lejos de salir a la calle, destaparnos al calorcito y abrir el armario a los colores de par en par, estamos en casita, más con el pijama que con la ropa de calle y llevando una vida puertas adentro, nada típica en esta estación del año.

Aun así, la primavera está esperándonos y, alterados o no, deberíamos hacerle los honores y vestirnos de ella. Si físicamente no tenemos intención de marcarnos un Spring Total Look, al menos otorguémosle a nuestra cocina y a nuestros platos el color que se merecen.

Démosle la bienvenida a las frutas y verduras de temporada y pongamos nuestros manteles al servicio de la primavera. Si de algo estamos seguros es de que meterle al cuerpo los nutrientes y minerales en el momento en el que la tierra los provee es sintonizarnos con la naturaleza. Y ese es el mejor refuerzo que puedes darle a tu cuerpo.

Después de tantos arcoíris en los balcones, nos hemos contagiado de luz y te contamos los beneficios de las frutas y verduras de primavera color a color:

En abril el naranja a mil:
Nuestros platos se visten de zanahorias y algunas calabazas tardías y damos paso a las frutas jugosas como los nísperos, las naranjas, los melocotones o los albaricoques… Los anaranjados nos proveen de vitaminas, antioxidantes y mucha fibra.

La magia de los frutos rojos:
Pensar en manzanas rojas, fresas, frambuesas, cerezas y grosellas nos transporta a los típicos bosques encantados en los que todo puede pasar. Las frutas rosadas, aparte de endulzarnos el paladar nos aportan una dosis extra de vitamina B, y ayudan a disminuir el nivel de colesterol malo en sangre.

Además, el calcio, el hierro, el potasio y el magnesio que contienen, convierten a estas frutas de la pasión en verdaderos súper alimentos. No nos extraña que Adán pecara con un bocado, o que Caperucita llenara su cesta de estas frutas de temporada para llevárselas a la abuelita. ¡No hay quién pueda resistirse!

Viste tu menú de púrpura:
Para cuidar la alimentación durante la cuarentena, recomendamos el morado berenjena, por su alto contenido en agua, fibras y minerales como el potasio, calcio, azufre, y hierro. Y la remolacha, ya que es una excelente fuente de ácido fólico, así como de vitamina C y potasio.

¿Qué tal una ensalada de estas dos verduras de temporada, acompañada de un poco de queso feta para darle el punto luminoso a tanto violeta? Y si queremos entonar con un postre cromático puedes preparar unas nutritivas brevas, aunque poquitas, que ya sabemos que las carga el diablo ¡directamente en las cartucheras! 😉

Verde que te quiero verde:
Es momento del color de la esperanza, de ver la luz al final del túnel, de sentir que lo natural es que pronto volvamos a estar como siempre. Y mientras llega el momento, aprovechemos todo el verde que nos da la vida y en este caso, la primavera. Acelga, alcachofa, apio, espinacas, lechuga, puerros… Cualquiera de estas hojas está pidiendo a gritos pintar nuestros platos de minerales.

Habas, guisantes, judías… Ricas en potasio, fósforo, entre otros muchos nutrientes. ¡No subestimes el poder de las bolitas verdes!

El calabacín y el pimiento, un clásico del acompañamiento.

Y el aguacate… ¡Mmmh! el verde más tierno que te puedes encontrar. Aprovecha la dieta mediterránea y que la verdura sea contigo.

La fruta chilla en amarillo:
La primavera grita con sus flores y la fruta lo hace a todo pulmón con sus amarillos. Buena muestra de ello son las ciruelas y peras de este color, el plátano y la piña ricos en potasio y fósforo. El limón y el pomelo, cítricos y antioxidantes, ayudan a depurar y a prepararte para la operación bikini. Así que ya sabes, ¡si tu cuerpo quieres lucir, toma esta fruta de temporada y a presumir!

 

Ya sabéis que en Velarte somos muy fans de todo lo que la naturaleza nos trae. Esta primavera, ábrete a sus colores y ya de paso, ábrete unas Velarte, ¡que te lo está pidiendo el cuerpo!