Blog

La virtud de comer de todo y comer bien

By 11 diciembre, 2014 mayo 14th, 2019 No Comments

Hoy en día hay mucha gente que piensa que la mejor dieta es aquella en la que se come muy poco. ¡¡ERROR!! Todos los nutricionistas y expertos no hacen más que repetir que la mejor dieta que existe se puede resumir en una sola palabra: EQUILIBRADA

Como dijo Aristóteles, la virtud está en el punto medio de los extremos. Y lo mismo pasa con aquello que comemos. Una dieta que no es saludable se convierte en un castigo para nuestro organismo.
La Pirámide Nutricional se ha constituido como el mejor método para seguir una buena alimentación, el cual hemos escuchado miles de veces pero que muy pocos llevan a cabo. ¡Echémosle un vistazo!
Si empezamos por arriba, veremos que lo menos recomendable son las grasas, los aceites y los dulces. ¡Tenemos que intentar pecar lo menos posible! Carne, pescado, huevos, frutos secos… o lo que es lo mismo: proteínas. Un elemento esencial pero que hay que ingerir con moderación. Por otro lado, los lácteos son importantes, pero tampoco hay que abusar de ellos.
Si se hace mucho hincapié en que comer fruta es fundamental, es porque realmente lo es. Hay que intentar comer entre tres y cuatro porciones al día. Conviértete en el más sano de la oficina y llévate la fruta cortada en un tupper al trabajo. Las verduras… ¡ay, las verduras! Todo un mundo de salud y sabor bajo el prejuicio de “no me gustan”. Ahora que llega el frío tu cuerpo agradecerá una crema caliente de legumbres y verduras.

Y por último, pero como base de nuestra pirámide nutricional, tenemos el pan, los cereales, la pasta y el arroz. Es necesario que cada día ingiramos este tipo de alimentos, pues nos darán todo lo necesario para afrontar el día con energía. Y, justamente en eso, en Velarte somos expertos.

Date un paseo por nuestra web y descubre todos nuestros productos ricos en cereales, donde las verduras o el dulce también están presentes. Porque como decíamos al principio, lo bueno está en el equilibrio, y en Velarte sabemos satisfacer todos los paladares.