Blog

Los más pequeños y el Medio Ambiente

By 14 septiembre, 2015 No Comments

Muchas veces decimos esa manida frase de “qué planeta le vamos a dejar a nuestros hijos”. Es imprescindible que los adultos trabajemos en la conservación del planeta, pues somos directamente responsables de ello. Pero si queremos que nuestro medio ambiente dependa de generaciones responsables, es necesario que trabajemos en su educación desde casa. Porque lo que se aprende en familia se convierte en costumbre, y eso nunca se olvida.

Pequeños gestos con enormes consecuencias. Si queremos que los niños sean responsables con los recursos, han de ver que los mayores también lo son. Eso que nuestros padres se han hartado de decirnos: “no dejes luces encendidas si no estás en esa habitación”, “cierra el grifo mientras te cepillas los dientes”, “no te quedes embobado con la puerta de la nevera abierta”… Todo eso son pequeñas acciones que si nuestros hijos aprenden acabarán siendo beneficiosas tanto para la naturaleza como para nuestro bolsillo.

Las 3 R’s. Una regla nemotécnica que el medio ambiente agradecerá. Enseña a los pequeños de la casa que no toda la basura acaba en la misma bolsa. Papel, plástico, vidrio, basura orgánica… Explícales de dónde vienen cada cosa y la importancia de reciclarlas para darles otra vida.
Además de reciclar, muéstrales la utilidad de reutilizar los recursos que tienen y de reducir su uso en caso de que no sea necesario.

Medio ambiente de ir por casa. No hace falta vivir en la jungla rodeado de lianas y alimañas nocturnas para que nuestros hijos sepan cómo es la naturaleza de cerca. Hoy en día tenemos a nuestro alcance una gran cantidad de medios y materiales como películas y documentales (muchos de ellos muy entretenidos) sobre naturaleza y medio ambiente con los que los peques se quedarán alucinados.
Y no estaría mal enseñarles la importancia de tener plantas en casa, haciéndoles responsables de su cuidado.

Menos asfalto y más barro. Hay niños que piensan que la leche viene del brick y las aceitunas del bote. Pasad un fin de semana en familia distinto. Seguro que cerca de casa hay lugares donde poder acampar una noche y que los niños vean y vivan la naturaleza en su máximo esplendor. Un cielo sin humo y con estrellas, un río sin basura y con peces, caminos sin coches y con ovejas…
Sin olvidar que hay grupos y actividades como los Scouts que enseñan desde bien pequeñito la importancia de estar unido a la naturaleza y el papel fundamental que tenemos cada uno en la conservación del medio ambiente.

A partir de ahora piensa menos en qué planeta vamos a dejar a nuestros hijos y más en qué hijos vamos a dejar a nuestro planeta. ¡Enséñales a cuidarlo, solo tenemos uno!