Blog

Los mejores deberes del verano para tus hijos

By 2 julio, 2015 No Comments

Llegan las vacaciones y los dichosos deberes de verano. Ejercicios de matemáticas, traducciones de inglés, textos aburridos… Seguir aprendiendo durante el verano es importante. Pero si combinamos la teoría con actividades divertidas, el resultado será mucho más motivador para ellos. Os proponemos diversas tareas para que los más pequeños complementen su aprendizaje, y además se lo pasen pipa.

1.     Jugar con animales.

De la naturaleza aprendemos grandes lecciones y valores que no enseñan los libros. Por eso, este verano haz que tus hijos aprovechen el tiempo libre junto a alguna mascota: perros, gatos, caballos, liebres, gallinas… ¡Seguro que tienes alguno a tu alcance!

2.     Encontrar constelaciones.

Algo sencillo y fascinante es hacer una excursión para contemplar el firmamento de noche, sin contaminación lumínica. Al tratar de encontrar las constelaciones más conocidas estarán desarrollando su visión espacial, ampliando sus conocimientos de astronomía, incluso, por qué no, adquiriendo nociones de trigonometría.

3.     Hacer castillos de arena.

Si podéis escaparos a la playa, pon a trabajar su percepción arquitectónica con un cubo y una pala. Mezclar el agua con la arena seca para encontrar la proporción de la mezcla, jugar con las alturas, crear túneles por los que el agua pueda entrar… pondrá en movimiento su sentido de la geometría mientras se divierten.

 4.     Plantar una semilla.

Un arbolito si tenéis terreno, o una plantita en una maceta, le permitirá aprender los ciclos de la vida vegetal, además de responsabilizarse de regar y de la importancia de la luz; aparte de concienciarle del cuidado de la naturaleza y del medio ambiente.

5.     Inventar una canción.

Le ayudará a ampliar su vocabulario buscando palabras que rimen, a afinar su oído, a estructurar y reflexionar sobre lo que quiere comunicar, a memorizar… Y si es en inglés, ¡el aprendizaje se multiplica!

6.     Preparar un postre o un helado.

Hay cientos de recetas sencillas para ayudar a que los peques se metan en la cocina y desarrollen sus cinco sentidos: proporciones, sabores, olores, presentación, moldes… Un universo de conceptos que, a parte de alegrarles el paladar, estarán activando sus neuronas y motivándolos a poner en práctica conceptos del colegio.

Este verano, apuesta por la imaginación y la experiencia para que se desarrollen. Seguro que ni se dan cuenta de lo útil que les resultará algún día. ¡Y se lo pasarán genial!